fbpx

Claves para adquirir un nuevo hábito

Conseguir un nuevo hábito no es tarea imposible, toma nota de las siguientes claves y verás grandes cambios en tu vida.
 

El proceso comienza en tu mente

Todos hemos pasado por ese deseo constante de querer construir o adquirir un nuevo hábito en nuestras vidas, con el fin de lograr una mejor versión de nosotros mismos. Sin embargo, nos resulta difícil por no mencionar que complejo crear este nuevo hábito en nosotros, bien sea por la cantidad de obligaciones que ya tenemos, o porque no nos acostumbramos a las nuevas acciones que debemos hacer.

¿Pero qué dirías si te mostraremos unas simples claves para adquirir un nuevo hábito? Conoce todo lo que necesitas para potencializar tu vida y lograr un mayor bienestar.

La clave para lograr un verdadero cambio es la disciplina por hacer las cosas, tarde o temprano la disciplina vencerá el talento.

Lo primero que debes de tener presente es que la mente es uno de los músculos más poderosos que tienes y debes entrenarlo día tras día para lograr cosas completamente inimaginables. Es por esto, que cualquier nuevo habito que te propongas vas a lograrlo si tienes la disposición para ello. Aunque entendemos que en muchas ocasiones nuestra fuerza de voluntad nos gana y dejamos tirado todo lo que con gran esfuerzo hemos conseguido. Así que toma nota, y sigue estas claves para adquirir un nuevo hábito.

No resistirse al cambio

El cambio nos cuesta, es complejo de entender, es nuevo para nuestro cerebro y nos pone a prueba constantemente. Esto sucede porque nuestra mente se encuentra con mayor calma y tranquilidad con las acciones repetidas, con lo que hacemos siempre, y es ahí dónde se establece la zona de confort. Es por esto, que en lo primero que debes trabajar es en entender el cambio, no resistirse, encontrar la mejor manera para que tu mente asimile el cambio y puedas ejecutar tu plan de una mejor manera. Así, no estarás pensando constantemente en abandonar, ni en perder la batalla, dado que ya has preparado a tu mente para cambiar tus viejos hábitos por unos nuevos.

Comienza con pequeños pasos

Otro aspecto fundamental es comenzar con pequeños pasos e ir avanzando de manera gradual, para después llegar a lo que realmente buscas. Logrando que tu mente no choque de inmediato o de manera brusca con el proceso, sino que tenga un proceso y pueda trabajarlo paso a paso. Por tal motivo, comenzar pequeño, puede ser importante para que avances en grande.

Ten un propósito

Crea tu motivación, la razón más grande por la cual vas a generar ese nuevo hábito. Resulta indispensable crear un propósito y una razón clara para tu proceso, de tal manera que mentalmente puedas justificar el porqué de tu cambio, y tu cerebro lo asimile de manera positiva. Si no creas este propósito tu mente puede pensar que lo que haces es en vano, que el esfuerzo y el trabajo que ejecutas no valdrá la pena o no tiene una razón de peso que logre justificarse. Y, aunque resulte obvio o un tema claro, los procesos cognitivos de tu mente requieren crear acciones que validen tus acciones, para facilitar los procesos de asimilación.  

Crear pequeñas recompensas

Tu mente necesita estímulos y gratificaciones que lo impulsen a seguir por el camino, todo tipo de motivación será bienvenida para lograrlo. La mejor manera de lograrlo será combinando ambas partes. Es decir, si tu motivación es bajar de peso, puedes ponerte una meta de hacer deporte entre 30 y 45 minutos, y finalizado este logro puedes darte la recompensa de ver 1 hora de tu serie favorita. O si por el contrario tu meta es empezar a leer más, puedes recompensarte al finalizar el libro, comprándote una camisa o un videojuego que tanto te gusta. De esta manera podrás saber que el sacrificio está valiendo la pena, y que si realmente te esfuerzas podrás conseguir algo que te genere una mayor gratificación, es por eso que resulta importante darle pequeños empujones a tu mente.

Establece plazos de cumplimiento

Según varios estudios se acordó que se requieren 21 días como mínimo para poder establecer un nuevo hábito en una persona. Es por tal motivo que debes crear plazos para ejecutar tus nuevos hábitos, tanto fecha de inicio como fecha de finalización, que horarios o intensidad vas a tener para lograrlo, ¿1 hora o 2 horas al día? Esto te va a permitir controlar mejor tu tiempo, mejorar tus resultados y poder cumplir con lo que te propongas, dado que si dejas todo a la deriva no podrás crear una visión clara ni la ruta que necesitas para lograrlo, recuerda, así podrás tener una brújula que te guie.

Mantén siempre una mentalidad abierta y positiva a los cambios, ponte objetivos claros y diseña un plan de acción para alcanzarlos.

Último tip

No dejes pasar más de dos días sin trabajar en tu nuevo hábito, esto es definitivo para que tus resultados sean más efectivos y tu mente no pierda el proceso. Por eso, resulta tan definitivo poder trabajar fuertemente para que dediques el tiempo necesario a este nuevo hábito. 

.
Carrito de compras
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo